Green Identity

  • Green Identity
  • Green Identity

Durante años, las empresas del sector del tratamiento de la madera suelen describirse como agentes negativos en los muchos debates medioambientales relativos a la deforestación. Todo ello se debe también a una información incompleta o parcial por parte de los medios e incluso por los propios especialistas.

Esta sección de la página ha sido pensada justamente para dicho propósito: permitir el acceso a una comunicación más exhaustiva y detallada, a una imagen objetiva y un espejo de la relación real entre los especialistas y los temas ecológicos. El frágil equilibrio medioambiental de nuestro planeta es evidente. Siglos y siglos de una atención descuidada del patrimonio forestal mundial exige a día de hoy, a todos los especialistas, el máximo cuidado en la importancia de tomar decisiones productivas que también sean capaces de proteger el medio ambiente lo máximo posible.

De hecho, durante estas últimas décadas, la tecnología moderna ha permitido grandes innovaciones que satisfacen la demanda mundial de madera, mientras que se respeta y se conserva el territorio.

Precisamente en estas nuevas tecnologías, empresas como Termolegno apuestan con fuerza y constancia por su misión industrial: diseñando y realizando secaderos artificiales “green addicted”, con el corazón y para la tierra. De hecho, está claramente demostrado que secar la madera en un ambiente controlado es una solución importante para el problema de la deforestación. El secado artificial permite tanto un aumento de la productividad como una disminución de la demanda de materia prima respecto al clásico proceso de secado al aire.

El secado natural al aire, teniendo lugar al margen de cualquier control climático, comporta grandes defectos ya de base: la madera se deforma fácilmente, no se vuelve ligera, nunca es homogénea y no es posible estabilizarla, proceso fundamental que puede ocurrir solo a temperaturas muy elevadas y controladas. Por estos motivos, se está ante un proceso que causa un elevado % de madera desechada = una mayor demanda en bruto = la necesidad de una mayor deforestación.

Sin embargo, los avances tecnológicos conseguidos con el diseño de los secaderos artificiales TERMOLEGNO garantizan un correcto secado, una reducción del peso de la madera seca, un proceso acabado en tiempos mucho más breves y, sobre todo, con una reducción del 30 %-50 % de restos de madera desechada. =más producto =menos peso =menos costes y consumos para el transporte = reducción de la demanda = menor necesidad de deforestación. Por consiguiente, a pesar de que la demanda de madera seguirá siendo una necesidad mundial imposible de ignorar, es importante informar, hacer hincapié y llamar la atención de todos, prensa y activistas inclusive, de que en el sector del tratamiento de la madera no existan “agentes negativos”, sino realidades industriales conscientes y responsables. Empresas como Termolegno, que producen e invierten en todas las nuevas tecnologías capaces de ofrecer secaderos altamente productivos y al mismo tiempo contribuir de manera real e importante en la protección del medio ambiente.